Día a día voy mimetizándome en el cuartel, no sólo hasta el punto de llegar a ser uno más, sino a ser hasta inclusive parte de ellos, en las actividades diarias, comidas, tareas y también los acompaño a distintos actos, haciendo la cobertura fotográfica inclusive. Hasta podría decir que ya les entiendo casi todo lo que dicen cuando hablan, cosa que me venía costando por lo rápido que hablan. Voy conociendo más a fondo la problemática institucional y escasez de recursos, temática que se da en casi todo el país, los malabarismos que realizan para hacer su trabajo, más aún en la época de incendios, cosa que el ciudadano normal sólo ve en los noticieros cuando son de amplia magnitud y se pasa a otra cosa solo cambiando de canal cuando en realidad en el campo o la sierra ellos pasan varios días y hasta semanas peleándole a cada uno de los incendios que lamentablemente aún hoy en día hay varios cuyo origen es la mano del hombre. También hago salidas en bicicleta con algunos de ellos por los caminos de la zona a La Población, Achiras abajo, Yacanto, y tengo que sumar también una subida al Puesto Ferreyra en bici y otra más caminando con los aspirantes, un Domingo igual que la primera vez, aunque ahora con mucho más frío allá arriba y picoteando unas riquísimas empanadas que hizo la mujer de Hernán. Esta vez ya me encontró mucho más en estado y pese a haber subido a un ritmo más intenso que la primera vez, ahora no tuve que estar dos días sin poder mover las piernas, ya se podría decir que me estoy poniendo a tiro, vamos por más recorridos por estas hermosas sierras!!!

Respecto a mi viaje se puede decir que viene sufriendo varios ajustes, un poco lo que tenía en mente, recorrer la zona, aguardar el paso del invierno antes de ir más al sur, ya que el frío es interesante y aunque creo poder resistirlo, también creo que sería bastante duro seguir bajando, es por eso que tengo fecha para hacer un voluntariado en la Finca La Matilde en Julio recién por lo que tenía pensado quedarme por la zona hasta esa fecha, pero al parecer debo hacer un viajecito relámpago a Resistencia a atender unos temitas familiares y volver nuevamente a San Javier, pero va a tener que ser después del 2 de Junio (Día del Bombero), hasta he recibido amenazas de parte de algunos jajaja.

Una semana antes empiezan los preparativos, conseguir leña, limpiar los móviles, pintar el frente y demás paredes, sillas, mesas, el asado, para ese día hay que recibir a las escuelas primarias, jardines y atenderlos con chocolate caliente y facturas, luego del Acto donde se mencionan los ascensos y se entregan diplomas y certificados, desfilan las banderas y se canta el himno, hacen sonar una sirena aérea fuertísima que se usa excepcionalmente para alertar al pueblo la proximidad de un incendio o algún otro peligro y seguido a eso se suben algunos chicos de las escuelas a los distintos móviles que también sonando las sirenas salen del cuartel para dar una vuelta por el pueblo. Se ven las caras de felicidad de los niños y hasta también algunas maestras quieren subir a los móviles. Terminado el paseo se reúnen en el playón para que los aspirantes menores realicen un simulacro de rescate en un accidente entre un auto y una moto, controlando el fuego, asistiendo al conductor de la moto y retirando del vehículo al conductor del mismo. Pareciera ser algo normal, pero para ellos es la oportunidad de sacar a relucir lo que estuvieron estudiando, aprendiendo y practicando en las últimas semanas y (como dijo Bautista) no pasar vergüenza y dejar bien parado al Cuartel, cosa que lograron hacer a la perfección y hasta recibir aplausos. Se sigue con un espectacular asado para los presentes, vecinos, autoridades municipales y de la comisión y como no podía faltar al final karaoke y alguna que otra coreografía con baile más que simpática.

Esto no finalizo aquí, visitaron el cuartel los alumnos del turno tarde, y lo que parecería concluir el agasajo se reinicia con los preparativos por la tarde noche para un delicioso pollo al disco; menú que degustamos acurrucados en el comedor para poder hacer lugar a los artistas del conjunto Folklórico Halpamantay, que tiene como integrante al prodigioso Dabel, aspirante del cuartel con muy buen manejo del bombo, y del baile también.

Así rápidamente se terminó la cena, apuraron las últimas canciones ya que el grupo tenía otros compromisos y cuando aún nos picaban las manos del acompañamiento a cada tema, se largó la música, y se armó el baile. Todo tipo de ritmos, la verdad, y algunos bailaban más, otros menos, pero todos se divertían. Elías, Facundo, Emilio, Juan, Ezequiel, Jóse y Claudio que me hizo matar de risa todo el tiempo ya que es lo más parecido a Gasalla que vi, para cada canción tiene un ritmo o pasito. Una noche realmente sin desperdicios dónde todos la pasaron más que bien, yo particularmente me desperté al otro día con dolor en los abdominales de lo mucho que me reí, sinceramente hacía bastante tiempo que no me divertía tanto y ahora debo regresar, por un lado voy a extrañar a esta hermosa gran familia nueva que hice pero a su vez disfrutaré un pequeño tiempito de mi familia y amigos, a quienes tanto extrañé y a quienes luego voy a dejar de ver por un buen tiempo.

 

Hasta la próxima !!!