Desde el comienzo me parecio un pueblo bien equilibrado, con no mucha gente, no muchas casas, bonitos valles, montañas, alrededores, etc. Me contacte con un ayudante de Ana, una señora que me recibiría en su chacra, que queda en el valle del Corinto, me encuentro en la plaza con Ludovic (Ludo), un francés con quien compartiría una semana en esta chacra, el se va en el auto con Ana hacia la chacra y yo en la bici, encare mal, entendí mal y termine yendo a ootro lado, y luego de dos horas logre llegar a la chacra. Hermosa casa de barro, con muchas verduras y fruta fina plantadas, al fondo un domo en progreso y un gran comedor con cocina a medio terminar, hermoso el lugar, pero Ludo solo se quedaría una semana por no considerar que el régimen allí era Wwoofing, quede una semana solo, tenia tareas simples, cada tanto me iba en la bici al pueblo a tomar mate a la plaza y luego el tercer fin de semana me congestione y tuve un poquito de fiebre, repose y trabaje el lunes que coincidió con la llegada de Steffen, un alemán que venia con experiencia ya que se dedicaba a la horticultura biodinámica en Stuttgart. Evidentemente el sol no me hizo bien por lo que debi quedarme en cama el dia siguiente pero ya a Ana no le agrado mucho al parecer, ya que me informa que no podía estar allí si no trabajaba, coincidiendo con el desagrado de Steffen también quien al otro dia junto conmigo decide dejar la Chacra.

Como es el destino que al dirigirme casi 20 km hacia el limite con chile, a un camping de motor home y viñedo, donde arregle para quedarme un mes aproximadamente, me lo encuentro instalado a mi amigo Steffen, el muy caradura se fue allí también, que casualidad. Y asi fue que en este hermoso lugar armamos nuestras carpas a orillas del arroyo Nant y Fall, trabajamos en el viñedo, atendíamos turistas y nos encargábamos de tareas varias, y en días libres conocíamos los alrededores.

En el mismo lugar estaban Hernan y Matias, dos hermanos de Estilo Patagonia, (luego se integraría Fernando el primo), quienes vivian allí mientras construían una cabaña de cipres a unos kilómetros mas camino a Chile, quienes junto a Sergio el dueño, su hijo Emanuel y también Yoric, hijo de un amigo de Sergio, pasamos un mes bastante atareados, aunque a la siguiente semana Steffen seguiría su rumbo hacia el Bolson, donde trabajaría en una chacra organica, pero llego Santi, un bombero español amigo de la familia que los visitaba siempre en esta época, quien nos ayudo durante las fiestas.

A todo esto me propusieron quedarme diciembre y Enero, pagándome un dinero y tenia que ayudar a recibir turistas, que en su mayoría eran europeos, fue asi que conoci a Tony y su mujer de Suiza, a Hilu y Zigo de Alemania, Gabriela y Manfred de Liechestein, Jose, de Chile que acompañaba a Jean quien pescaba en los alrededores y ya era un visitante habitual, y un sin numero de visitantes de todas partes del mundo; por supuesto también Thomas Davies de Escocia, quien al manejar poco español se hizo mi amigo por necesidad jeje, La verdad muy muy buenas personas a quienes ojala la vida me de la oportunidad de volver a ver nuevamente.

Recorri bastante la zona, quizás no como me hubiera gustado, pero viviste las cascadas, fui en bicicleta hasta el Lago Baguilt, terrible odisea que ocurrio el 24 de diciembre y casi no llego ya que el guardafauna no me dejaba seguir camino debido a una tormenta que se acercaba y estaba pronosticado un clima difícil, el Lago se forma del deshielo de glaciares, esta bastante arriba en las montañas rodeado de una selva interesante y pese a ser pleno Diciembre tuve bastante frio, me moje completito, y no pude quedarme mucho tiempo arriba ya que se largo la tormenta, en fin, experiencia para el recuerdo ya que fui solito.

Lo que respecta a la zona sur del parque no fui porque era solo la presa pero quien dice quizás en otra oportunidad.

El lugar sinceramente super apacible, hermosos paisajes, aprendi mucho junto a Emmanuele y los chicos, Robin, Bruno, Santiago; también con Rodolfo y Maura, padres de Sergio y Segundo, que fue un wwoofer que estuvo dos semanas en enero. Seguramente volveré por esos lados ya que un pedacito de mi quedo por allí.

Llegado el momento y como Pablo Romiti y el grupo de ciclistas con quienes íbamos a rodar Carretera Austral se demoraban en bajar y tenia información de que posiblemente mis padres se harian una escapadita hasta Bariloche decidi volver sobre mis pasos y rodar nuevamente los 325 km de duras subidas y bajadas que me separaban del Camping y Bariloche, no tuve en cuenta que no rodaba con peso desde hacia casi 3 meses, por lo que me costo bastante, quizás por pasar por los mismos lugares, aunque también tuvo un gusto diferente, casi nostálgico, de no saber si volveria nuevamente por esos lugares, intuyo lo sentí como una despedida, ya que me sentí muy bajoneado y cansado, hubo días que me costaba pedalear, mas alla del relieve, creo que o estaba muy mal comido o influyo algo el estado de animo.

En fin, contra viento y marea, pase días bueno y otros no tanto, acampe en hermosos lugares, campings y bomberos  y al final logre llegar a Bariloche y pasar una semana en familia, que para mi sorpresa vinieron también, escondidos, mi hermano y mi sobrina Juliana y Juan Cruz, asi que agradecido totalmente.

En esas dos semanas que al parecer las sentí como un quiebre, de a poco fui evaluando las fechas, los recorridos, el clima, ya que si cruzaba a chile, y bajaba por Carretera Austral y debía volver a Resistencia para Abril, definitivamente iba a estr apretado de tiempo, cosa que no me parecía acorde con el ritmo de viaje que venia manejando, viajando despacio y justo Carretera Austral iba a hacerla apurado, no señor…. Entonces abraze la idea de subir la bici a la camioneta de mis padres y volverme al Chaco, cosa que tuve que replantear nuevamente ya que no venían solos, o sea, cada dia que pasaba iban cambiando mis planes, que me volvia, que no, y fue asi que los despedi con lagrimas en los ojos y me deje llevar por el destino y a seguir viaje, los días se hacían mas frios, pero debía afrontar lo que sucediera, fue asi que volvi nuevamente a la casa ciclista de Bariloche, me reencontré nuevamente con Coco y pase 4 dias solo hasta que llego Seba, Lucas y al mismo tiempo casi una familia a Canada, Padre, madre, 3 hijos y una amiga de la hija del medio, también Alee de Australia, Pablo, Romi y V-Power y al final también Lisandro y su novia de Bs As. Se lleno de golpe, y ni hablar al dia siguiente que vino también Barbi por lo que tuve que dormir junto con Lucas y Seba, juntitos….

Pasaron rápido esos días, en el medio me encontré nuevamente con Steffen que estaba haciendo la huella Andina y en un mes se volvia a Alemania. Aunque demasiados preparativos, me hicieron replantear nuevamente los días y el clima, y tome la decisión de subir hacia el norte, desistir, y aprovechando que llego un viajero que iba rumbo a San Martin de los Andes  parti al dia siguiente. Andres Villarueta, que venia de Bs As y con quien rodamos hasta Lago Espejo, y nuevamente nos separaríamos, ya que yo seguía cansado y el quería llegar a San Martin.

Pero en definitiva, aquí empieza lo que podría llamarse el final de este viaje, casualmente en el camino de los 7 Lagos.

 

Hasta la próxima!!!